Nací en Bariloche en 1961, donde resido. Estudié Matemática, realicé un posgrado en Enseñanza de las Ciencias y en unos meses terminaré un doctorado en Biología. Me desempeño como docente e investigadora de la Universidad Nacional del Comahue, donde además dirijo una revista de divulgación científica. Escribir es parte de mi trabajo y me apasiona.

Nací en Temuco, Chile, en 1981. A los cuatro años, mi padre aceptó un puesto de predicador en Viedma, Argentina, y nos mudamos. Estudié en la primaria del barrio Lavalle, luego egresé como bachiller y me fui a estudiar contabilidad. Pronto abandoné esa carrera y regresé a Viedma, a trabajar y estudiar Lengua y Comunicación, reviviendo una de mis actividades preferidas: leer.

Nací en Bahía Blanca, en 1975. A los cinco años mi hermana me enseñó a escribir porque yo tenía apuro en contar lo que veía e imaginaba. Sin embargo, mis primeros escritos fueron a partir de los doce. Más tarde empezé el trajín por talleres literarios y bibliotecas. Al terminar la secundaria, cambié mi decisión de estudiar Literatura, por Filosofía.

Nací en 1971 en el hospital de Alvear, en la provincia de Mendoza. Cuando cumplí tres años mi papá consiguió trabajo en una chacra y nos mudamos a Río Negro, donde vivo hasta hoy.
Más que escribir, lo que siempre deseaba era leer. En la casa de mis viejos no había muchos libros, entonces leía diccionarios, enciclopedias, libros de lectura de la escuela, historietas. Fue muy importante cuando descubrí la biblioteca en la escuela primaria y, más tarde, las bibliotecas populares.

Mi nombre completo es Walter Ernesto Nievas. Nací en la ciudad de Merlo, provincia de Buenos Aires, lugar donde pasé mi infancia y adolescencia y donde cursé estudios primarios y secundarios.
Luego de graduarme en la universidad como ingeniero agrónomo pasé algunos años en la zona de Mar del Plata y, posteriormente, me trasladé a Río Negro donde viví sucesivamente en Río Colorado, Choele Choel y General Roca, ciudad en la que resido actualmente.

Nací en General Roca en 1968. Escribo y saco fotos desde niña, por estímulo de mi familia, personas amantes de la belleza y comprometidas con la realidad. Mi infancia en dictadura marcó mi modo de ser artista. Mi tío Hugo García Saritzu, escritor y militante, tuvo que exiliarse, por lo que la cotidianidad incluyó cartas entre España y Río Negro que hicieron crecer mi interés por la literatura y el arte.